COMERCIO JUSTO

Las Primas de Comercio Justo Elevan los Niveles de Vida y Las Comunidades

Cuando empezamos a comprarle la materia prima a agricultores y a producir aceites, nos dimos cuenta de que el poder real del comercio justo está en el desarrollo económico y social de las granjas y comunidades. Hasta la fecha, nuestros proyectos combinados han invertido más de $ 2.5 millones en primas de comercio justo, beneficiando a más de 20.000 personas directa e indirectamente.

Cómo funciona: Los productores de productos de comercio justo cobran a sus clientes (Dr. Bronner’s y terceros) una prima del 10% sobre el costo de las materias primas (como los cocos cosechados) y la mano de obra. La prima se destina a un fondo de comercio justo administrado por un comité de agricultores, trabajadores agrícolas, trabajadores de fábricas, oficiales de campo agrícolas y (en minoría) la administración de la empresa.

Los comités se reúnen para evaluar el progreso de los proyectos existentes, revisar los presupuestos y seleccionar nuevas propuestas de proyectos presentadas por los miembros del comité y la comunidad. Inicialmente, nuestras compañías hermanas de comercio justo invirtieron una parte significativa de sus primas en plantas de compostaje y otros programas de mejoramiento para las granjas, pero a medida que aumentaban los ingresos anuales (los proyectos ahora generan más de $350,000 usd en primas de comercio justo al año) los comités empezaron a fondear otras areas en necesidad: Equipo médico  e instalaciones, pozos de agua potable, instalaciones sanitarias, mosquiteros para prevenir la propagación de la malaria, educación, mejoras a los hogares del personal, conexiones de electricidad, puentes y otras infraestructuras y restauración ambiental.

 Al darse cuenta del impacto de los proyectos de comercio justo, Dr. Bronner’s en colaboración con terceros, decidió financiar proyectos aparte de los que se pagan con la prima de comercio justo. En total, hemos recaudado e invertido más de $220,000 usd (aparte de la prima de comercio justo), ofreciendo a las comunidades anfitrionas y granjas aún más oportunidades de imaginar e implementar el cambio.
Los principios que guían nuestros Precios justos: Pagar a los agricultores precios justos y estables que cubren los costos de producción y garantizan una ganancia, proteger a los agricultores de los volátiles mercados mundiales. Buenas Prácticas Laborales: Condiciones de trabajo seguras, salarios dignos y beneficios sociales en nuestras plantas de producción, tratarlos con respeto y ofrecer oportunidades para crecimiento personal, igualdad de género, no trabajo forzado, ni trabajo infantil. Capacitación: Enseñar a los agricultores prácticas orgánicas, métodos de compostaje, mejorar el rendimiento y manejo integrado de plagas.
Fondo de Comercio Justo: Pagar una prima del 10% para financiar proyectos de desarrollo comunitario, seleccionados y administrados por comités de comercio justo compuestos por miembros de la comunidad y representantes de la empresa. Sustentabilidad ambiental: Implementar la diversidad de cultivos, la agricultura orgánica (sin insumos o pesticidas sintéticos) y otras medidas de fertilidad de la tierra para un suelo sano y productivo


Las cadenas de suministro equitativas apoyan a pequeños granjeros y productores al rededor del mundo. Dr. Bronner's ha creado o se ha asociado con proyectos de comercio justo y orgánicos en todo el mundo: en Sri Lanka para el aceite de coco, Ghana para el aceite de palma, Palestina e Israel para el aceite de oliva, la India para el aceite de menta , Ecuador para el aceite de caña de azúcar y aceite de palma, y ​​Kenia para los aceites de aguacate, té y coco. Aproximadamente 10.000 personas en todo el mundo se benefician directamente de nuestros proyectos de comercio justo, y estamos apoyando el desarrollo de programas nacionales de comercio justo aquí en Norteamérica también.
 

Serendipol en Sri Lanka es el productor mundial principal de aceite de coco orgánico con comercio justo. Serendipol fue inspirado en la participación de Dr. Bronner's para la reconstrucción de industrias artesanales después del devastador tsunami del 2004 en Sri Lanka. En el 2007 con un molino de coco abandonado, dos contenedores de envío como espacio de oficina, la determinación de nuestros socios de Sri Lanka y unos cuantos amigos con mucha experiencia y altamente motivados.
En esos primeros años muchos agricultores y empleados consideraban que el proyecto era una especie de "operación de vuelo por la noche". Nueve años más adelante, Serendipol tiene más de 1.260 agricultores que cultivan 20.000 hectáreas, 300 empleados y se procesan 30 millones de cocos ​​al año. Los trabajadores de Serendipol disfrutan de condiciones de trabajo y compensaciones poco comunes en la industria, con oportunidades de desarrollo personal y profesional y un estilo de gestión respetuoso y participativo que atrae cada vez más a profesionales de contabilidad, ingeniería, servicios agrícolas y administración que quieren contribuir al desarrollo rural responsable de Kuliyapitiya.


La fábrica de Serendipol también muestra el potencial de un gran recurso renovable, la palma de coco. Todos los subproductos tienen otros usos de valor agregado: las cáscaras de coco se venden y luego se transforman en fibra para cuerdas, tapetes y control de erosión; Las cáscaras se queman en nuestra caldera para obtener energía o se venden para producir carbón activado y carbón vegetal; Parte de la semilla se vende como alimento para animales; Parte del agua de coco se vende a un exportador local y los restos son tratados de manera biológica y se utilizan para el riego en el jardín de la empresa. Aparte de los residuos de empaque comunes, la fábrica no deja residuos. La prima de comercio justo pagada por Dr. Bronner's y otros clientes ha financiado operaciones de compostaje, equipos médicos críticos para clínicas, renovación de escuelas y capacitación vocacional para adolescentes desfavorecidos, restauración de reservas de agua cubiertas por plantas invasoras (desechos vegetales usados ​​en compost) Infraestructura como puentes, carreteras y electricidad para conectar aldeas rurales.


Para el 2012, nuestro crecimiento en ventas de jabón y aceite de coco significó que necesitábamos encontrar fuentes adicionales de comercio justo y aceite de coco orgánico. Vimos potencial en un proyecto en la costa sur oriental de Kenia que había sido iniciado por la fundación estadounidense Asante Foundation. Con nuestra empresa hermana SerendiKenya trabajamos para transformar el proyecto en un productor de alta calidad de aceite de coco ecológico y de comercio justo. Hoy en día, unos 1.400 pequeños agricultores orgánicos abastecen el proyecto, y el molino de aceite en Ukundawe emplea a 65 personas. La formación de los agricultores es una de las razones clave del éxito del proyecto. Los campos de coco en Kenia tienden a ser pequeños, y la poca demanda local de cocos significa que los agricultores a menudo venden a comerciantes de Tanzania a precios bajos entonces los agricultores aprecian tener un cliente confiable como Dr. Bronner's.
También los apoyamos a través de diversificación agrícola y la mejora de sus tierras. Las primas de comercio justo que los agricultores reciben han financiado plántulas de coco, un pozo de agua para un hospital local, escritorios para la escuela primaria local además de muchos más proyectos por venir. Debido a los bajos suministros locales de cocos y la relativamente baja producción del proyecto, decidimos en 2015 transferir la propiedad a un joven empresario estadounidense que vivía en Kenia y que estaba interesado en ampliar el proyecto bajo el nombre Kwale Coconuts. Dr. Bronner's sigue siendo el principal cliente y apoya el proyecto en varias áreas: agricultura, tecnología de producción y comercialización.

SerendiCoco Samoa - es una empresa hermana creada para revivir la industria del coco de Samoa. En la década de 1990 la industria de coco, una vez próspera en Samoa Occidental, había perdido su competitividad. Hoy en día, gran parte de la cosecha local de coco simplemente no se recolecta. Bajo el nombre de SerendiCoco Samoa, recientemente formamos una empresa en joint venture con un productor local experimentado en la producción convencional de aceite de coco copra. La empresa apoya a los agricultores en su evolución a prácticas orgánicas y utilizará la infraestructura de producción existente para producir aceite de coco orgánico y con comercio justo. Hay mucho interés de los agricultores, que ven los beneficios de vender cocos a un precio significativamente más alto y de recibir apoyo en la replantación de las palmas. La producción comenzará en 2017. Teniendo en cuenta la pequeña población de Samoa de alrededor de 150.000 y su dependencia de las remesas de familiares que viven en el extranjero, el proyecto tiene el potencial para cambiar gran parte de la producción nacional de coco a bases de comercio justo y orgánicos y tener un impacto benéfico significativo en la economía del país. El gobierno de Samoa junto con otras organizaciones donadoras facilitarán la replantación de palmas a gran escala. Los proyectos financiados a través de la prima del comercio justo abordarán los problemas educativos y de salud en aldeas remotas, con un enfoque en el empleo de los jóvenes.

Serendipalm - Ghana. El aceite de palma es un ingrediente principal para los jabones de barra de Dr. Bronner's. Les da firmeza y equilibra el poder de espumar del aceite de coco mientras que previene el ablandamiento y disolución rápida. Con la rápida expansión de las plantaciones de palma en el sudeste asiático causando degradación ambiental y privación social, era imperativo encontrar una fuente de aceite de palma que no causara nueva deforestación o que pusiera en peligro los hábitats. Empezamos nuestra búsqueda de una fuente sustentable y socialmente responsable de aceite de palma en 2006. Con el apoyo de la ONG Fearless Planet, encontramos socios en la región oriental rural de Ghana cerca de Asuom. Serendipalm, nuestra empresa hermana de Ghana, construyó un molino de aceite de palma a pequeña escala usando procesos tradicionales, pero con mejores instalaciones y equipo más eficiente y más seguro. Comenzamos entonces a reclutar agricultores locales de pequeñas granjas para su conversión a prácticas orgánicas. Desde que la planta comenzó a producir en 2008, Serendipalm se ha convertido en el mayor proyecto de comercio justo y aceite de palma orgánico del mundo que trabaja exclusivamente con pequeños agricultores.