PRESERVANDO ÁRBOLES, TRADICIONES Y MEDIOS DE SUBSISTENCIA EN PALESTINA

Éste artículo se extrajo del All One Report 2017

Escrito por Nasser Abufarha

En 2004, volvía a Palestina desde EE. UU. Para llevar a cabo una investigación antropológica para mi doctorado. Mientras viajaba por las tierras -por las áreas de Jenin, Nablus y Ramallah en el Oeste- noté una cantidad de terrazas de olivos incultos. En el momento de mi visita, las fuerzas de ocupación israelíes habían fragmentado las áreas palestinas en múltiples regiones, y la mayoría de los agricultores no podían llegar a los mercados en las ciudades locales, mucho menos a los mercados internacionales. Las fuerzas de ocupación también estaban cortando nuestros árboles, y los colonos israelíes estaban acosando a los agricultores palestinos en los huertos cercanos a los asentamientos y sus caminos de acceso, un problema que persiste. Mientras tanto, el precio del aceite de oliva cayó a menos de $2 por kilo, haciendo imposible la tarea de mantener los olivos para los agricultores.
Los olivos son el cultivo más importante para la seguridad alimenticia y la representación cultural de los palestinos. Los árboles nos conectan a nuestra tierra, nuestra historia y generaciones pasadas. También nos ligan a futuras generaciones, a nuestros hijos y a nuestros nietos. Nuestra comida y nuestras tradiciones sociales y culturales han nacido de nuestra relación con esta tierra. Si se ponen en peligro estos árboles y nuestras tradiciones, entonces, también nos ponemos en peligro nosotros como comunidad y como personas.
Para crear un entorno en el que pudiera salvarse el cultivo de los olivos, recurrí al comercio justo, construyendo y estableciendo redes de cooperativas en las aldeas para establecer la Asociación Palestina de Comercio Justo. Después fundé Canaan Fair Trade con la misión de mantener el sustento y el ecosistema de las comunidades rurales palestinas. En el 2005, empezamos a exportar a Canadá, el Reino Unido y Estados Unidos, vendiendo nuestro aceite de olivo a través de tiendas con comercio justo y organizaciones comunitarias.

Un año después, David Bronner llamó para preguntar acerca de nuestro aceite de olivo. Dr. Bronner’s comprendía nuestra misión social y los desafíos que enfrentaban las producciones de nuestros granjeros y extendió sus manos para ayudarnos a superar y navegar estos desafíos. Primero nos ayudaron a obtener los certificados de Orgánico y Comercio Justo lo cual nos dio reconocimiento en el mercado y se reflejó en nuestras ventas y en la apertura de más mercados hacia nuestros granjeros. Nuestra alianza con Dr. Bronner’s hizo de nuestro proyecto una fuerza significativa en el sector de aceite de oliva de Palestina.
Mientras que los precios del aceite de oliva en el mercado eran de 8 shekels israelíes (ILS; 1 $ US = 3.793 ILS) en 2004, en 2005 pagamos a los agricultores lo que calculábamos como los precios mínimos sostenibles de 16 ILS por kg. Con la solicitud de Bronner’s de 60 toneladas de la cosecha de 2006, aumentamos el pago de los agricultores a 20 ILS / Kg. Las órdenes de Dr. Bronner’s crecieron de 60 a a 420 toneladas y lo precios locales de aceite de olivo no han caído por debajo de niveles sustentables desde entonces.

Aunque Dr. Bronner’s utiliza nuestro aceite para sus jabones orgánicos y con comercio justo, también ha ayudado a nutrir una de nuestras fuentes de alimentación más preciadas, a salvar un ecosistema regenerativo y una de las tradiciones de cultivo más duraderas del mundo.

Juntos le dimos al mundo una ventana a través de la cual ver a los palestinos como custodios de estas tradiciones agrícolas sostenibles. Ha sido un camino muy inspirador que le ha dado vida y esperanza a la comunidad agrícola palestina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario