Cuidado personalpreparar tu piel para el invierno

México siempre se ha caracterizado por ser un país que cuenta con condiciones climáticas bastante benévolas. Si bien es cierto que hay algunas zonas extremosas, no se compara en lo absoluto con lo experimentado en otras naciones donde el paso de una estación a otra es muy marcado. Desafortunadamente, estamos viviendo en una era donde la contaminación producida por la actividad humana ha generado fluctuaciones evidentes en la temperatura, humedad, aire, etc.

En términos generales, los otoños mexicanos suelen ser secos dado a que la temporada de lluvias llega a su fin y los vientos se incrementan. No obstante, es posible que al inicio se presenten tormentas propiciadas por los ciclones tropicales que se originan en el Golfo de México y Océano Pacífico. Aunque los días otoñales son soleados, la temperatura desciende considerablemente hacia la noche. Por si esto fuera poco, el exceso de emisiones de gases contaminantes disminuyen las concentraciones en la piel de vitamina E y de otros compuestos grasos como el escualeno, fomentando así la pérdida transcutánea de agua, la oxidación y la inflamación.

Así que el reto durante esta estación es eliminar la resequedad, reducir la irritación, inhibir la acción de los radicales libres, disminuir el daño solar provocado durante el verano y revitalizar la piel. A continuación te proporcionamos algunos tips que te ayudarán a lograr estos objetivos:

  • Limpia suavemente tu piel: la mayoría de las fórmulas limpiadoras en el mercado independientemente de si su forma cosmética es en leche, crema, gel, etc. alteran el pH cutáneo al ser alcalinas y contener agentes detergentes como los sulfatos. La solución: utiliza los jabones líquidos Dr. Bronner’s de almendra, lavanda, rosas y neutro ya que son especialmente benéficos para lidiar con las inclemencias del otoño. Si requieres de mayor humectación en el rostro, agrega ½ cucharadita de leche de coco al jabón líquido para retirar todas las impurezas. No olvides que en esta área es mejor retirar el limpiador con una muselina humedecida con agua caliente (no hirviendo).
  • Regula la acidez cutánea: después de la limpieza, aplica un tónico natural totalmente libre de alcohol. Si no tienes uno puedes prepararlo al mezclar 70% de agua mineral con 30% de vinagre de manzana. En caso de que sientas muy fuerte esta combinación, puedes reducir un poco el porcentaje de vinagre de manzana hasta que tu piel llegue a tolerarlo.
  • Remueve las células muertas: estas se pueden eliminar al emplear la muselina al final de tu limpieza. Para quienes requieran de una mayor exfoliación, pueden añadirle ½ cucharadita de jabón líquido Dr. Bronner’s a 1 cucharadita de la harina de su preferencia y masajear durante un minuto. Repetir este proceso 1-2 veces por semana. En lo que se refiere al cuerpo, te recomendamos cepillarlo en seco todas las mañanas antes del baño.
  • Repara y protege: no olvides aplicar un hidratante. Puedes utilizar nuestro Magic Balm en las zonas más secas. Si tienes piel grasa, puedes diluir un poco del bálsamo en un suero o humectante natural y de bajo peso molecular. Nutre tus labios tan seguido como lo necesites y por último, es importante que continúes utilizando una pantalla solar sustentable de amplio espectro elaborada con dióxido de zinc y óxido de titanio. Aunque el índice UV no es tan elevado como en el verano, en México las radiaciones solares siempre son mucho más intensas que en los países ubicados en el hemisferio norte.
  • Cuidados internos: mantente bien hidratado y trata de minimizar las sustancias que secan la piel de adentro hacia afuera como el alcohol y el café. En su lugar, maximiza tu consumo de agua de coco, tisanas frutales/herbales y lechadas vegetales ricas en antioxidantes y electrolitos. Aprovecha las bondades de las frutas y verduras de temporada como las ciruelas, las guayabas, las mandarinas, las uvas y los distintos tipos de calabaza4. También es aconsejable que pongas atención a tu consumo de omega-3, en particular si vives en una urbe. Estos ácidos grasos los encuentras en la chía, linaza, hemp, nueces, pescados y algas marinas y te ayudarán a preservar la humectación, aminorar la inflamación,  prevenir el envejecimiento prematuro y acondicionar la piel con miras a prepararla para el duro clima invernal.

Artículo por: Ishtar Mubarak – Biocosmiatra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario