AYUDA A TU PIEL A RECUPERARSE DEL FRÍO CON ÉSTE EXFOLIANTE CASERO DE CAFÉ Y JABÓN DE ALMENDRAS


Todos sabemos que en cuanto empieza el invierno, nuestra piel empieza a resecarse y a perder su brillo y elasticidad natural. Esta navidad te tenemos la solución perfecta: Una receta de exfoliante casero que puedes hacer en 5 minutos y solo necesitas dos ingredientes.
A nosotros nos gusta usar el jabón en barra por que es más hidratante que el líquido. En realidad puedes hacerlo con una barra de jabón de castilla de Dr. Bronner’s del aroma que más te guste pero por ser Diciembre, te recomendamos la de Almendra ya que el aceite de almendra tiene propiedades extra hidratantes y es excelente para la piel. El café, al exfoliarte, te va a ayudar a eliminar impurezas y células muertas mientras que el jabón con aceite almendras te va a ir hidratando las células nuevas y por si no fuera suficiente el café aplicado sobre la piel ayuda a eliminar la apariencia de celulitis.

Los pasos a seguir son súper sencillos:

  1. Te recomendamos usar el grano de café que queda en tu filtro por la mañana para no gastar en café nuevo. Si decides hacerlo así, el primer paso sería dejar ese café secándose en el sol. Espérate a que se seque por completo porque si no, va a derretir el jabón y no queremos grumos en nuestro frasco de exfoliante.
  2. Ralla media barra de jabón de almendras de Dr. Bronner’s. Puedes hacerlo con un rallador de queso.
  3. En un frasco, combina 6 partes de jabón por 4 partes de café. Estas medidas no tienen que ser exactas pero intenta que si sea más jabón que café para que no te lastimes al exfoliarte. Los aceites del jabón van a proteger a tu piel de no rasparse o lastimarse con el café.
  4. ¡Listo! aplícatelo en la ducha sobre la piel mojada para que el jabón pueda derretirse al entrar en contacto con el agua. Haz masajes circulares por todo tu cuerpo y enjuaga.

Puedes aplicarlo también en la cara pero con mucha suavidad ya que los granos de café pueden ser demasiado gruesos para la piel de la cara. Te recomendamos hacerlo una vez a la semana.
Para tener mejores resultados, aplícate aceite de coco o aceite de almendra como hidratante después de la ducha. Si decides hacerlo, recuerda que tu piel debe estar húmeda y debe ser en cuanto sales de la ducha para que tus poros sigan abiertos y puedan absorber todas las delicias de estos aceites.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario