Este artículo fue tomado del blog de Lisa Bronner

Afortunadamente, he observado que hay mucho optimismo y confianza en el mundo.  La mayoría de los extraños son realmente amables y nos desean bien. Me considero entre las personas que confían pero hay un lugar en el que nunca bajo la guardia: el pasillo de cuidado corporal de mi farmacia local.

Muchas marcas diseñan un engaño en sus etiquetas para aprovecharse de la confianza de la gente. Donde existe una tendencia de mercado, siempre hay fabricantes que se aprovechan de los consumidores desprevenidos, desinformados o distraídos. La etiqueta de los productos es donde el engaño es más frecuente. Hay muchas trampas de etiquetado para atrapar a un comprador incauto – y a su dinero – sin desafiar ninguna ley de etiquetado.

Empezaré por mencionarte 10 trucos:

Natural – Natural no quiere decir NADA. Nunca puedo hacer suficiente énfasis en esto. Podrían dejar ese espacio de la etiqueta en blanco y significaría lo mismo. Desde el propio sitio web de la FDA:  “La FDA no ha definido el término “natural” y no ha establecido una definición reglamentaria para este término en el etiquetado de cosméticos”. “Natural” no significa que sea de la naturaleza, orgánico, bueno para ti ni bueno para el medio ambiente. Necesitas leer los ingredientes en vez de los argumentos de su empaque.

No Tóxico – Asumimos que “no tóxico” quiere decir “no le hará daño a ningún ser vivo”, pero esto no es así necesariamente. Igual que con el término “Natural”, no hay una definición estándar de “no tóxico”. Quizás ese producto se elaboró sin algún químico particularmente desagradable pero eso no quiere decir nada acerca de los demás ingredientes que contiene. Necesitas leer los ingredientes.

Hipoalergénico – De nuevo, voy a asumir que esto significa que no contiene algunos alérgenos comunes como la soya o el maíz. Sin embargo, este término no está regulado, por lo que incluso si le falta un alérgeno común, podría contener algún otro y muchas personas son alérgicas o al menos sensibles a sustancias menos comunes. La palabra “hipoalergénico” no es garantía. Revisa la lista de ingredientes.

No Comedogénico – Esto está tratando de comunicar que el producto no causará acné. Sin embargo, nuevamente, no tiene definición estándar. Tal vez le falta una cierta sustancia que obstruye los poros, pero tal vez no. La mejor apuesta para la prevención del acné es comer una dieta saludable, beber mucha agua, dormir bien, hacer ejercicio y relajarse. Más allá de eso, el acné tiene muchas causas y la piel tiene muchas reacciones diferentes. Investiga qué ingredientes funcionan para ti, cuales no funcionan y revísalos. En general, a nuestra piel le gusta la simplicidad.

Biodegradable – Hay dos cosas clave que hay que notar aquí. La primera es que esta palabra no tiene una definición regulada.  Aunque tu quieras que esto signifique que los ingredientes “no dejan rastros”, se descomponen por completo y vuelven a asimilarse en la naturaleza, no es necesario demostrar que esto es cierto para utilizar este término en el empaque. La segunda es que hay muchas cosas biodegradables que son perjudiciales para la salud y el bienestar humano: la hiedra venenosa y las ortigas por nombrar algunos. Lee los ingredientes y aprende tu mismo acerca de su biodegradabilidad e impacto ambiental.

Libre de XYZ – “Libre de Parabenes” – “Libre de Ftalato” – “Libre de OGM” – “Libre de Fragancias” – “Libre de Colorantes”. Todo esto está muy bien, pero decir lo que NO está en el producto no es lo mismo que decir lo que está en el producto. Lee los ingredientes.

Orgánico – utilizado ya sea en la marca o en el nombre del producto – sin el sello orgánico de USDA. La industria de cuidado personal no está regulada tan estrictamente como la industria alimenticia en lo que respecta a hacer un reclamo orgánico sobre un producto. Esto significa que cualquier producto puede decir “orgánico” pero sin el sello orgánico del USDA, no hay verificación….. y este sello se ve así:

Sellos de seudocertificación – ¡esos pequeños símbolos autoritativos parecen comunicar tantas cosas buenas! Pero si no cuentan con el respaldo de una organización sólida, no son más que pequeñas hermosas obras de arte. ¿Qué piensas de este, se le ocurrió a nuestra diseñadora gráfica Rachel Day?

Aprende a reconocer los sellos de certificaciones genuinas.

Empaques verdes, blancos o mate – Nuestras asociaciones de color nos pueden llevar por mal camino, y los fabricantes lo saben. El verde connota vida. El blanco connota pureza. El mate connota amigable con la naturaleza. Esto no es mas que un truco psicológico. El color del un empaque no te garantiza nada acerca de su contenido. Yo puedo meter arsénico en una botella verde y bonita y va a seguir siendo dañino para tu salud. Mejor lee los ingredientes.

Hojas, abejas, flores o soles sonrientes – De nuevo, esto es un truco emocional. Es un intento de convencer al consumidor distraído de que el producto está bendecido por La Madre Naturaleza misma. No significan nada. Fíjate en lo que hay dentro del empaque.

¿Estás notando la temática que tenemos aquí?

No hay ningún sustituto para leer los ingredientes e investigar lo que es cada uno y como reacciona tu cuerpo a ellos.

Aquí hay un ejemplo. Mira la botella que tenemos aquí abajo.

¿Que nos dice acerca de lo que hay adentro?

¡Absolutamente nada!

La etiqueta podría estar en blanco y sabríamos lo mismo.

Para este punto, probablemente ya te molesten un poco las prácticas de etiquetado manipulativo.

En vez de brincar de arriba a abajo para que alguien más haga algo al respecto, aquí está lo que puedes hacer tu mismo:

-Leer los ingredientes del contenido en vez de las promesas de la etiqueta.

-Estudia la información de Skin Deep Database para entender los ingredientes.

-Apoyar el activismo y la legislación para frenar el etiquetado engañoso, como la Campaña por Cosméticos Seguros.

-Y lo más importante: No compres productos con engaños en sus etiquetas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario